El instante

Solo tendrás 10 segundos para sorprender,
así que no desperdicies ni una sola milésima de emoción.